[…] sí, vi el corzo más grande que había visto nunca, pero sólo nos dió unos segundos para […]